CASA-MORADORES

ARQUITECTURA

“Prado fue el primer laboratorio urbano de la ciudad, allí se ensañaron formas de hacer arquitectura”.

Gilda Wolf/ arquitecta y docente Universidad Nacional de Colombia

En las casas de Prado se distingue una arquitectura tradicional que tiene una planta rectangular con uno o dos pisos en forma de “L”, “U”, “C” o claustro completo, en el cual patio central y los corredores son elementos distintivos y datan de finales del siglo XIX y principios del XX. A partir de sus rasgos, estas pueden ser de estilo colonial, republicano, árabe o mezclas.

Antigua sede Fundación Patrimonio Para el Desarrollo 2107.

La Colonial viene de España y existen dos tipos: Popular y Casas Solariegas Coloniales, la primera se desarrolla en una sola planta,  posee un amplio zaguán por donde se accede al patio principal, posee pocas ventanas pequeñas y es sencilla es su ornamentación. Las Solariegas tienen un origen noble y ocupan un solar o un lote grande que corresponde a la cuarta parte de la manzana, las hay de una y dos plantas con puerta enmarcada, tienen ventanas sobresalientes y abombadas, así como los balcones en la planta alta. Los patios poseen uno o dos corredores correspondientes a herencias del estilo árabe, en los que predomina fuentes y jardines para mantener la temperatura fresca de la casa.

La Republicana se ubica entre 1.880- 1.930, se destaca por sus fachadas suntuosas, la arquitectura de sus patios tienen corredores en los cuatro lados, generalmente con altas columnas; algunas tienen forma de palacete que imitan las villas italianas del famoso arquitecto Palladio, inspiradas en los palacios renancentistas de Florencia.

La arquitectura Árabe es la que presenta rasgos propios de esa cultura, uso de columnas, arcos y cúpulas; utiliza estilos y patrones decorativos tipo arabescos.

 

Interior Casco de Vaca 2017.

La casa posee una relación estrecha con sus moradores y genera una simbiosis íntima, que en la mayoría de los casos es de tipo “mutualista” donde la casa necesita de un vigía que la conserve. El sujeto necesita de la casa porque es la extensión de su pensamiento y el lugar donde se siente seguro y próximo. La relación que un hombre establece con su entorno habitable, no solo obedece a su  temperamento, también influye, todos los modos de apropiación que haya experimentado en lugares anteriores; es decir, que, si, un hombre, tiene una inclinación hacia de pertenencia o despojo, llevará este aspecto a dónde quiera que vaya. 

En esta forma de relación propietario-casa también sucede algo que atañe a las emociones o a los síntomas sobre el lugar de vida. El estado anímico del propietario, dispone la salud de la casa, se ha registrado casos clínicos en los que la enfermedad del propietario, ha vulnerado gravemente la estructura de la casa. Un ejemplo de ello, es la casa conocida como “Casco de Vaca”, una propiedad abandonada en la carrera Palacé del barrio Prado Centro de Medellín; en donde un arquitecto que vivió allí gran parte de su vida en solitario y desarrolló un cáncer  terminal de huesos que derivó en una metástasis, reflejó su estado y condición de enfermedad en los daños ocasionados a la casa, poniendo de manifiesto el dolor y el deterioro en su propiedad.

Alannath Ocampo

 

 

Impactos: 11

PLATAFORMA CÉNTRICO